CAMINOS
INICIATIVAS
LUGARES
TEXTOS PARA EL CAMINO
ENLACES
Ávila - Alba de Tormes

Ávila - Alba de Tormes · De la cuna al sepulcro

Ávila - Alba de Tormes
4a etapa Narros del Castillo – Duruelo (7,6) – Mancera de Abajo (14,6) – Macotera (22,61)
foto 35 foto 36 foto 37 foto 40

Mapa de la etapa (Endemondo)

Atravesamos Narros del Castillo. El camino señalizado pasa por debajo de la iglesia, por la calle Fuente, a la calle Sequera (foto 35, hay una bifurcación, y la calle Sequera es la calle de la derecha). Este camino es dirección prohibida para vehículos. Podemos, como alternativa, seguir la dirección obligatoria para coches, la calle pasa por encima de la iglesia, y va rodeando el pueblo por la c/ Cárcava, hasta llegar a la c/ Sequera.


Tomamos la c/ Sequera. Donde se acaban las casas de la calle, pasa el río Narros, sale una calle a la derecha, pero seguimos de frente (foto 36). Junto a un transformador se incorpora un camino por la izquierda. Luego sale un camino por la izquierda, y lo tomamos. Sale otro camino a la izquierda, pero seguimos de frente, para pasar al lado de un campo de futbito al aire libre que dejamos a nuestra derecha. (foto 37), y seguimos derecho hasta llegar a unas casas derruidas, a unos 1,7 km.


Antes de las casas en ruinas hay un cruce en el que seguimos recto. Tras las casas en ruinas, el camino tiene una bifurcación con un pozito en el medio, tomaremos el camino de la derecha, quedando el pozito a la izquierda. Tras 2,4 km. aprox. (y un cruce, en el que seguimos recto), el camino se unirá a uno mayor (un camino de concentración), lo tomaremos hacia la izquierda (llevamos 4,2 km. desde Narros) y seguimos por él (en seguida sale un camino más a la izquierda, pero seguimos el que llevamos, más ancho).


El camino toma tuerce a la izquierda, tiene varias curvas, se le junta otro por la derecha, y en seguida se bifurca (a 5,2 km. de Narros). Deberemos tomar la dirección de la derecha, que dejará una alambrada a nuestra izquierda ( foto 40). Al poco, llegaremos a un camino de gravilla, que tomaremos hacia la izquierda. Llegamos así al convento de Duruelo, un pequeño caserío que pertenece al municipio de Blascomillán.

Duruelo (7,65 km. desde Narros hasta la iglesia de las monjas) Duruelo (7,65 km. desde Narros hasta la iglesia de las monjas)

“Era un lugarcillo de muy pocos vecinos, no serían veinte” como cuenta la Madre Teresa (Fundaciones, 13,3). Un señor de Ávila ofreció una casita para la fundación de frailes descalzos que se estaba proyectando. Teresa, camino de la fundación de Valladolid, se acercó a verla. “Aunque partimos de mañana, como no sabíamos el camino, errámosle. Y como el lugar es poco nombrado, no se hallaba mucha relación de él. Así anduvimos aquel día con harto trabajo, porque hacía muy recio sol. Cuando pensábamos estábamos cerca, había otro tanto que andar. Siempre se me acuerda del cansancio y desvarío que traíamos en aquel camino. Así llegamos poco antes de la noche (…) Tenía un portal razonable y una cámara doblada con su desván y una cocinilla. Este edificio todo tenía nuestro monasterio. Yo consideré que en el portal se podía hacer iglesia, y en el desván coro (que venía bien), y dormir en la cámara”. Juan de la Cruz había pedido “que no se tardase mucho” en comenzar, y Antonio de Jesús también estaba dispuesto. Como decía Teresa, “todo era comenzar” (Fundaciones, 13,4). Entre tanto, Teresa llevó a Juan de la Cruz consigo a la fundación de Valladolid “para informar al padre fray Juan de la Cruz de toda nuestra manera de proceder, para que llevase bien entendidas todas las cosas, así de mortificación como del estilo de hermandad y recreación que tenemos juntas”: formaba así a san Juan en los elementos fundamentales de la reforma carmelita que ellos iban a comenzar entre los frailes.
“Tardóse poco en aderezar la casa, porque no había dinero, aunque quisieran hacer mucho. Acabado, el padre fray Antonio renunció su priorazgo, con harta voluntad, y prometió la primera Regla; que, aunque le decían lo probase primero, no quiso. Íbase a su casita con el mayor contento del mundo. Ya fray Juan estaba allá” (Fundaciones, 14,2). Y así, en aquel lugar pequeño y pobre como un portal de Belén, nació el Carmelo Descalzo de los frailes el 28 de noviembre de 1568, primer domingo de Adviento.
Juan de la Cruz y Antonio de Jesús, los dos primeros carmelitas descalzos, abrazaron allí una vida de oración y pobreza. También de apostolado por los alrededores, algo que alegró mucho a Santa Teresa.

Eran los comienzos de una andadura que llevaría a Juan, más tarde, a ser formador en Alcalá y confesor de las monjas en la Encarnación, a sufrir la cárcel en Toledo y pasar después a Andalucía; a ser un contemplativo que desplegaría intensa actividad como confesor, director espiritual, formador, superior… y a escribir los versos de amor más hermosos en lengua castellana, así como algunas de las obras cumbres de la espiritualidad cristiana y la mística universal: el Cántico Espiritual, la Noche Oscura, la Subida del Monte Carmelo, la Llama de Amor Viva…

Eran también los primeros pasos de los frailes carmelitas descalzos, hoy extendidos por 70 países de los cinco continentes.

A la vuelta de la fundación de Valladolid, Santa Teresa volvió a visitar a los frailes, que ya estaban allí, y darles algunos consejos. Ella misma nos cuenta estos primeros pasos en los capítulos 13 y 14 de Fundaciones.

El Carmelo Descalzo nació con vocación apostólica, y se preferían los lugares poblados a los solitarios. Por eso, año y medio después de la fundación, los frailes se trasladaron a Mancera de Abajo. La casita primitiva desapareció “sin hacer ruido”, como diría Santa Teresa. 
Sin embargo, cuando la Orden creció, quiso recuperar aquel lugar de los inicios, y en 1637 estableció, de nuevo, un pequeño convento, que permaneció allí hasta que en 1835 el gobierno español disolvió todas las comunidades de frailes y confiscó sus bienes.
Y en 1947 Santa Maravillas de Jesús fundó de nuevo en este lugar el actual convento de monjas carmelitas descalzas. En el lugar primitivo construyeron una pequeña ermita, y a principios del presente siglo, recuperaron lo que queda el antiguo convento del siglo XVII (la iglesia se perdió) y lo restauraron.

Al llegar, (cruzando sobre el río Almar), nos encontramos primero la ermita y la parte restaurada del antiguo convento. Y siguiendo la carretera hacia nuestra derecha (hacia el norte) vamos rodeando la tapia del nuevo convento hasta llegar a la entrada de la iglesia, precedida de la casa de los demandaderos.
El lugar invita a saborear la soledad, el recogimiento y sencillez de aquellos pasos primeros, en la incertidumbre y pobreza de los comienzos.

 Entréme donde no supe:
y quedéme no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

 Yo no supe dónde estaba,
pero, cuando allí me vi,
sin saber dónde me estaba,
grandes cosas entendí;
no diré lo que sentí,
que me quedé no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

 De paz y de piedad
era la ciencia perfecta,
en profunda soledad
entendida, vía recta;
era cosa tan secreta,
que me quedé balbuciendo,
toda ciencia trascendiendo.

 Estaba tan embebido,
tan absorto y ajenado,
que se quedó mi sentido
de todo sentir privado,
y el espíritu dotado
de un entender no entendiendo.
toda ciencia trascendiendo.

 El que allí llega de vero
de sí mismo desfallece;
cuanto sabía primero
mucho bajo le parece,
y Su ciencia tanto crece,
que se queda no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

 Cuanto más alto se sube,
tanto menos se entendía,
que es la tenebrosa nube
que a la noche esclarecía:
por eso quien la sabía
queda siempre no sabiendo,
toda ciencia trascendiendo.

 Este saber no sabiendo
es de tan alto poder,
que los sabios arguyendo
jamás le pueden vencer;
que no llega su saber
a no entender entendiendo,
toda ciencia trascendiendo.

 Y es de tan alta excelencia
aqueste sumo saber,
que no hay facultad ni ciencia
que la puedan emprender;
quien se supiere vencer
con un no saber sabiendo,
irá siempre trascendiendo.

 Y, si lo queréis oír,
consiste esta suma ciencia
en un subido sentir
de la divinal esencia;
es obra de su clemencia
hacer quedar no entendiendo,
toda ciencia trascendiendo.

             San Juan de la Cruz

Datos prácticos Datos prácticos


Para orar, la iglesia del convento suele estar abierta todo el día.

Horario de Misas: Domingos, 10 h.; martes a sábado, 8:30 h. Lunes, 8:30 ó 19 h.

Los demandaderos del convento (su casa está un poco antes de llegar a la puerta de la iglesia) tienen la llave de la ermita que está junto al convento antiguo. Pueden abrirla para grupos que deseen realizar una celebración.

Servicios higiénicos: están a disposición de los peregrinos, un poco antes de la iglesia.

El pueblo al que pertenece Duruelo es Blascomillán, a 5 km. hacia el Sur, por la carretera antes indicada, tomándola, desde el puente del río Almar, hacia la izquierda. A unos 500 m. nos encontramos la fuente de San Juan de la Cruz (agua potable). Y en Blascomillán (tel. del ayto: 923 563 084) hay tienda de alimentación, consultorio médico y taller de reparación de bicicletas.

En Duruelo no hay alojamiento, cabe la posibilidad de quedarse a dormir en Narros o continuar camino hacia Mancera, y desde allí a Macotera o Peñaranda

Y seguimos camino… Y seguimos camino…
foto 41 Duruelo

Cuando la pista llega a la entrada del recinto de las monjas (con el cartel “El Convento de Duruelo”) sale por la derecha un camino, ancho. Es el de Mancera de Abajo (no confundir con Mancera de Arriba, otro pueblo distinto). Tomamos ese camino.

Al poco pasaremos junto a las casas de Bercimuelle, actualmente unas fincas de ganado donde hay una iglesia. Dejamos a nuestra derecha este caserío, así como el camino de entrada y salida de esta finca.
El paisaje y el camino son cómodos y agradables, no tiene pérdida y nos lleva a Mancera. Poco antes de llegar se nos incorpora un camino por la derecha.

Mancera de Abajo (Distancia desde Duruelo: 6,5 km. hasta la parroquia, 7 km. hasta el convento) Mancera de Abajo (Distancia desde Duruelo: 6,5 km. hasta la parroquia, 7 km. hasta el convento)

A este pueblo (230 habitantes), ya en la provincia de Salamanca (a 48 km de la capital), se trasladaron Antonio de Jesús y Juan de la Cruz desde Duruelo, el 11 de junio de 1570. Así lo cuenta Teresa:

“…don Luis, señor de las Cinco Villas. Este caballero había hecho una iglesia para una imagen de nuestra Señora, cierto bien digna de poner en veneración. (…). El padre fray Antonio de Jesús, como fue a aquel lugar a petición de este caballero, y vio la imagen, aficionóse tanto a ella y con mucha razón, que aceptó de pasar allí el monasterio. Llámase este lugar Mancera. Aunque no tenía ninguna agua de pozo, ni de ninguna manera parecía la podían tener allí, labróles este caballero un monasterio conforme a su profesión, pequeño, y dio ornamentos; hízolo muy bien.
No quiero dejar de decir cómo el Señor les dio agua, que se tuvo por cosa de milagro. Estando un día después de cenar el padre fray Antonio, que era prior, en la claustra con sus frailes, hablando en la necesidad de agua que tenían, levantóse el prior y tomó un bordón que traía en las manos e hizo en una parte de él la señal de la cruz (a lo que me parece, aunque no me acuerdo bien si hizo cruz; mas, en fin, señaló con el palo) y dijo: «Ahora, cavad aquí.» A muy poco que cavaron, salió tanta agua, que, aún para limpiarle, es dificultoso de agotar; y agua de beber muy bueno, que toda la obra han gastado de allí, y nunca, como digo, se agota”.
                    (Teresa de Jesús, Fundaciones, 14, 9-10)

San Juan de la Cruz estuvo en Mancera hasta finales de ese año o principios de 1571, cuando marchó a Pastrana para encargarse de la formación de los novicios.
El convento permaneció hasta 1600, año en que los frailes trasladaron esta primera fundación a Ávila, y allí, tras varias mudanzas, construyeron el convento actual sobre la casa natal de Santa Teresa, “La Santa”.

Santa Teresa de Jesús pasó por Mancera en su viaje a la fundación de Salamanca en 1570, e hizo noche en la casa del Señor de Bracamonte. Y también pasó en 1571, acompañada por Ana de Jesús, para visitar a los frailes.

En 1944 Santa Maravillas de Jesús fundó un convento de Carmelitas Descalzas, la cuarta de sus fundaciones, en el mismo lugar donde estuvo el convento de los frailes. Del convento primitivo queda la tapia exterior.

Qué ver Qué ver

- Convento de MM. Carmelitas Descalzas. 

- Iglesia parroquial de Ntra. Sra. del Rosario (s. XV)

- Restos del palacio de los marqueses de Mancera (s. XVI)


- Molino (s. XV)


- Ayuntamiento (s. XV)

 
Datos prácticos Datos prácticos

-Ayuntamiento: Tfno: 923 560 001 / e-mail: ayto.manceradeabajo@hotmail.com  / Web: www.manceradeabajo.es


-Parroquia. Tfno: 923 56 00 06


- Horario de Misas: 8:40 en el convento MM. Carmelitas (diario)
10:45 h. de lunes a sábado en la parroquia
11:30 h. los festivos en la parroquia


-Se puede sellar la credencial en el ayuntamiento, en la tienda de alimentación Claudio (c/ Escuelas, 2) y en el Bar Cielito Lindo 

En este lugar hay En este lugar hay

- Albergue de peregrinos. (c/ Escuelas, 22). Tfno 680 888 593 (10 plazas, equipado con camas, duchas, aseos, zona de descanso).

- Centro ecuestre. Pupilaje. Descanso de animales. Tel. 680 888 593

- Bar restaurante Cielito Lindo. Tel. 618 007 525. Abierto todos los días. Sirven desayuno a partir de las 07:00 h., avisando el día anterior. 

- Tienda de alimentación (c/ Escuelas, 2) 

- Consultorio médico

- Farmacia 

Al llegar a Mancera de Abajo, bajamos por junto a la iglesia, y salimos, abajo, a la calle convento. Tomándola hacia la izquierda, nos lleva al convento de carmelitas descalzas fundadas por santa Maravillas de Jesús. Por esta parte quedan también las ruinas del antiguo palacio. Tomándola a la derecha, nos lleva a la amplia plaza del ayuntamiento, por donde sigue el camino

Y seguimos camino… Y seguimos camino…

Desde Mancera hasta Garcihernández (el último pueblo antes de Alba de Tormes) tenemos dos opciones:

- Ir por Bóveda del Río Almar a Peñaranda de Bracamonte, y por Nava de Sotrobal a Coca, Peñarandilla y Garcihernández. Como aliciente, esta ruta camino tiene seguir el mismo camino que santa Teresa hasta Bóveda del Río Almar y en un tramo entre Peñaranda y Nava de Sotrobal, así como pasar por estos tres pueblos donde estuvo Teresa, y visitar el convento de las carmelitas descalzas de Peñaranda, del siglo XVII, con una de las mejores colecciones de arte napolitano de este siglo en España. Describimos después esa ruta (etapas 4b y 5b).

- Ir por el camino de Mancera a Macotera y Tordillos. Esta ruta, 10,7 km más corta, pasa por el lugar donde vivía Teresa de Layz, quien patrocinó la fundación de Alba. Y, desde Tordillos hasta Garcihernández (y Alba) sigue el mismo itinerario que santa Teresa en el último viaje de su vida. Es el camino que describimos a continuación:

En la plaza, siguiendo la fachada del ayuntamiento (lado corto de la plaza) tomamos la calle Eduardo Martínez, que nos lleva hacia el oeste del pueblo, a cruzar el río Zamprón. Tras cruzar el río tomamos el camino que sale a la derecha, hacia el oeste. Pronto nos encontramos una bifurcación. El camino de la derecha se va hacia el norte, nosotros seguimos el de la izquierda, y seguimos este camino, sin hacer caso de los caminos que salen de él (uno por la derecha, en seguida, algo más allá otro por la izquierda, luego otro por la derecha, un cruce, luego otro camino por la izquierda junto al Charco de la Vacada… nosotros seguimos siempre nuestro camino, el más claro). Ya cerca de Macotera, cruza nuestro camino de forma oblicua otro, pero seguimos de frente (un poco hacia la derecha) y llegamos a Macotera, donde entramos por la calle Mancera. Vamos atravesando el pueblo, hasta cruzar la carretera junto a una gasolinera. Seguimos por la c/ San Gregorio. Nos encontramos una bifurcación, y tomamos la calle a la izquierda, luego otra, con una farola, y tomamos la calle a la izquierda. Vamos por la calle Larga, giramos a c/ Peñaranda y así vamos a la Plaza Mayor y la Iglesia.
Macotera (Distancia desde Mancera: 8 km. desde el convento, 7,5 desde el ayuntamiento) Macotera (Distancia desde Mancera: 8 km. desde el convento, 7,5 desde el ayuntamiento)

Este pueblo tiene unos 1250 habitantes, y una historia que se remonta, al menos, al siglo XIII, aunque posiblemente hubo poblamientos anteriores.

Qué ver Qué ver

- Iglesia parroquial de nuestra Señora del Castillo, gótica, de los siglos XV y XVI. Destaca el artesonado mudéjar, la tribuna tallada por Andrés López de Carmona y Sebastián García; el retablo mayor, del siglo XVII, con tallas de Ntra. Sra. del Castillo, La Inmaculada y S. Ildefons, y el retablo del Cristo

- Museo etnográfico de las llanuras y campiñas de Salamanca, en la Plaza Mayor

- Imágenes del Sagrado Corazón de Jesús y del Corazón Inmaculado de María, en el Cerro (1949)

- Mirador del cerro.

- Espacio natural de las Cárcavas (en el camino a Tordillos)

- Ermitas del Cristo de las Batallas y de la Virgen de la Encina

Datos prácticos Datos prácticos

- Ayuntamiento: 923 555 003 / 609 273 649 / 655 560 927. Web: www.macotera.es 

- Horario de misas:  Iglesia parroquial: Domingos a las 13 h.; Lunes a sábado, 19:30 h. en verano y 19 h. en invierno
Residencia el Cerro: lunes, miércoles y jueves, 12 h.

Se puede sellar la credencial en el Ayuntamiento, la parroquia y el Museo

En este lugar hay En este lugar hay

- Casa Rural (tel. 629 890 068. c/ Prado, s/n)

- Restaurante Montaraz: c/ san Gregorio, 29-31. Tel. 923 555 600. Abierto de lunes a sábado, de 8 a 22 h. Sirven también desayunos
- Varios bares de pinchos y tapas: Agualuna, Bodegón, Café Central, Garden, Hogar del Jubilado, La Calleja , Moreno, Samba, Versalles…

- Varios supermercados y tiendas de alimentación. Macotera tiene productos típicos: artesanía del cuero, morcilla y otros embutidos, galletas de manteca…

- Consultorio Médico (abierto 10 a 14 h. Tel. 923 555 175)

- 2 farmacias

- Cuartel de la Guardia Civi

- Centro Cultural (Pza de Santa Ana)

ETAPAS

Esta Ruta consta de 7 Etapas, pincha en cada una de ellas para ver el recorrido
PATROCINAN
Diputación de Salamanca
Diputación de Ávila Diputación de Ávila
CAMINOS TERESIANOS | Todos los derechos reservados | 2014
Caminos Teresianos Desarrollo Web Grupo Undanet